22 jul. 2012

Receta de Bulla (de Lena)




persuadir.

(Del lat. persuadēre).

1. tr. Inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo. U. t. c. prnl.
 


Conocí a Lena hace más de 15 años. Nos juntó la casualidad en la casa de alguien en los kilómetros (que es la forma en se denominan los barrios que se extienden a lo largo de la ruta que acompaña el lago Nahuel Huapí en Bariloche, mi ciudad natal). Era una fiesta o algo así y comenzamos a charlar mitad en castellano, mitad en inglés.


Lena venía de Alemania, usaba polleras largas de colores, amaba iluminar con velas, tenía la mirada transparente y llevaba a todos lados un pequeño diccionario amarillo.

Para continuar la charla (y comenzar la amistad que hoy perdura), me sugirió que vayamos a desayunar a la casa donde estaba viviendo. Se demoró un instante. En búsqueda de la palabra indicada, miró a la gente que estaba a su alrededor, y le salió una palabra en inglés: persuade, que significa persuadir. Me encantó, en tres de las cuatro acepciones de la palabra encantar.



Lena persiste en muchas cosas de mis cosas como una relación que el paso del tiempo no corroe. Su amistad, que le ha dado magia mi vida en forma de infinitos detalles, libros, postales y percepciones, también me acaricia cotidianamente junto a la maravillosa Joni Mitchell cuyo cassette regalado giró sus tres vueltas hace muchos años. Aún hoy sigue girando y entibia este post: Joni Mitchell es, para mi, la reinaindiscutibledelapoesíamusicalmelancólicaestadounidense. Si quieren conocerla, dejo esta canción y si quieren conocerla "indirectamente", les recomiendo el Tributo a Joni Mitchell donde cantan -entre otros artistas- Björk, Caetano Veloso, Prince, Annie Lennox y Elvis Costello, o el álbum River de Herbie Hancock, donde también cantan Tina Turner, Leonard Cohen, Norah Jones y la propia Joni Mitchell. Ambos discos, un lujo.



Volviendo a Lena, hoy les traigo su receta de Bulla, porque hice una versión mini de estas delicias para el cumpleaños de mi sobrino. En internet figuran como Kanelbullar o Cinnamon rolls, y allí me quieren convencer de su posible origen sueco. Aunque me niego a ponerle un nombre traducido, serviría para explicarme mejor si dijese que son como "Rollitos de Canela". No se dejen confundir por su forma con la receta de 80 golpes (otra rica receta que me pasó mi amiga Mirta en la secundaria), las Bulla son maravillas sin comparación, y vienen en porciones individuales, casi como "facturones".


Le prometí a pájara. que en una visita a tierras platenses aprovecharía para reproducirla y así fué.  Sin embargo -lo admito- algo me pasa con la receta... la practico varias veces al año, hace más de diez años y aún no consigo el punto perfecto, o al menos la uniformidad... siempre me salen distintas! Pero bueh, va igual para que ustedes prueben su propia versión.

De esta forma, pájara. como fotógrafa de la cocina y yo como cocinera, le dimos la bienvenida al invierno con esta gran gran gran dulzura: que sirva de tributo a Lena, a Joni Mitchell y al condimento mágico que representa para todas nosotras La Canela.



Receta de Bulla
24 porciones grandes
(y cerca de 60 si se hacen del tamaño de una galletita )

Atenti que lleva masa y relleno!!


Ingredientes para la masa 

Harina: 500 g
Manteca: 75 g
Leche: 250 ml 
Azúcar: 50 g
Levadura 25 g
Sal: 1/4 de cucharita
Canela: 1 cucharita (yo uso mucho, muchisísisimo más!)




Ingredientes 
para el relleno





Mezclar 5 cucharadas de manteca (25g aprox) con 5 cucharadas de azúcar y canela.
Mezclar hasta que quede una pasta suave!








Procedimiento

1- Calentar la leche con la manteca hasta que se
derrita (no dejar hervir la leche!) 

2- Disolver en la leche tibia la levadura y el azúcar
(es mi variante, la receta original dice desmenuzar la levadura y mezclarla junto al harina, el azúcar y la sal)

3- Mezclar la leche, la levadura y el azúcar con el harina y la sal, amasar!




4- Dejar reposar 40 minutos cubriendo con un repasador

(odio los tiempos de espera en la cocina, en serio, los odio!)* 








5- Preparar el relleno formando una pasta con 
la manteca, el azúcar y la canela. 


6- Estirar la masa y untar el relleno. 










7- Enrollar la masa y cortar las porciones.











8- Colocar sobre una fuente enmantecada y enharinada (que siempre hay que tener preparada previamente y yo nunca tengo preparada previamente...).

Dejar reposar otros diez minutos. 
(otra vez la espera... grrr!)









9- Espolvorear con azúcar y canela (si se desea, pintar su superficie con algo de manteca derretida)

10- Cocinar durante 30' en horno moderado. (Ojo, no olvidar la última tanda... siempre siempre me relajo olvidándome la fuente en el horno y me quedan más tostadas)






11- Convidarlas a quien uno quiera!

A punto de entrar al horno
Fin al fin!

mitocondria.






* Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera! Odio los tiempos de espera!