12 ago. 2012

Teoría y Práctica




político, ca.

(Del lat. politĭcus, y este del gr. πολιτικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política.

2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política. 

3. adj. Cortés, urbano.

4. adj. Cortés con frialdad y reserva, cuando se esperaba afecto.

5. adj. Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. U. t. c. s.

6. adj. Denota parentesco por afinidad. Padre político (suegro) Hermano político (cuñado) Hijo político (yerno)Hija política (nuera)

7. f. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.

8. f. Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos.

9. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

10. f. Cortesía y buen modo de portarse.

11. f. Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado.

12. f. Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado.




Entro al aula.
La clase previa es de Historia, y mientras pretendo hablar de la belleza de la Teoría Atómica y las Uniones Químicas, los chicos -de 14 y 15 años- aún tienen en la mente fechas y personajes vistos en la hora anterior. Me detengo un rato ante el pizarrón que organiza en dos columnas, por un lado los actores de la sociedad capitalista, y por el otro, el desarrollo y las características de la Primera y Segunda Internacional. Les pregunto algunas cosas, qué entendieron, si les gustaba el tema, su opinión sobre el capitalismo... fue un lindo día.

El efecto de la foto borró un detalle importante que la profesora puso bien: los obreros NO poseen bienes!


Me perdí una clase y no pude preguntarles si vieron luego la Tercera y la Cuarta Internacional y tampoco pude descifrar si la mirada de la profesora era celebrar la historia de la organización política de los trabajadores o, por el contrario, concluir en la supuesta impotencia de la organización de la clase obrera bajo banderas internacionalistas.

La cuestión es que un alumno me preguntó cuál era la definición de Política y quedé estupefacta, mientras buscaba en mi mente palabras concretas, sencillas y recordables, al estilo de las definiciones precisas que suelo dar cuando les hablo de electrones, protones y neutrones. Pero no encontré. Y me quedé pensando que mi definición es tan pasional (tanto de rabia! tanto de tripas! tanto de sutil! tanto de arte!), que no podía encorsetarla en una oración. Y cuando fui, como es habitual en este blog, a la definición de la Real Academia Española, quedé tan molesta por ciertas acepciones de la palabra que me la pasé tachando algunas, hasta encontrar las más útiles para transmitirle al muchacho. 

Pero no termina ahí... Atravieso blogs, la wiki, y otras cositas públicas de internet que complican más el asunto. Existe algo parecido a un mensaje subliminal cuando uno le pide a la web la definición de Política... de pronto junto a esa palabra aparecen -enmascaradas sutilmente- otras como

                          Corrupción,
                                Mafia,
                                      Clientelismo,

 o algo más obvias, como
                                                                    Elecciones,
                                                                Voto,
                                                   Candidatos...

No es casual: la idea de equiparar la política a la gestión -burocrática- del estado, a la distribución de la miseria y al enriquecimiento ilícito, también se propone banalizar y desalentar toda militancia, en especial la nuestra, la de la izquierda.

Junto a la palabra Política, en la web, nunca aparece la palabra Revolución.



Porque el pueblo no delibera ni gobierna si no por medio de sus representantes...

Foto editada por mi - extraída de La Gaceta
Pero ¿qué mejor que una clase práctica? Hace algunas semanas, los alumnos de la escuela donde trabajo, vienen implementando diversos métodos de lucha (por ejemplo, tomaron la escuela en reclamo de cuestiones académicas) y sacaron de sus casillas a varios funcionarios, desnudando -entre otras cosas- varias irregularidades y el vínculo que existe entre ciertas empresas privadas y la Universidad. 

En ese recorrido (tan a contracorriente como todas las luchas), se acercaron más a conocer cuáles son sus propias fuerzas y cuales sus principales límites. No es que sean discusiones saldadas, (aún les falta aceitar el funcionamiento de la asamblea y subordinar las reivindicaciones, las medidas de lucha y las resoluciones al voto de todos los estudiantes) pero igualmente: cuán estimulante!


Asamblea
Foto extraída de http://eldiablosellama.wordpress.com


Charlando con ellos, recordé cuán difícil resulta romper con la lógica de la democracia burguesa: la que dicta que se vota a un gobierno cada 4 años (en este caso, a una Comisión Directiva una vez al año) con su presidente y gabinete, y que -como voceros y representantes- les corresponde a ellos decidir todo.
Para cuestionar esa lógica, además de las clases de química con fórmulas y reacciones, aprovechamos para charlar de representatividad, vanguardia, relación de fuerzas, mandatos revocables y participación...

Y por estos días también anduve debatiendo sobre política, gremios y clasismo, en las conferencias provinciales y nacionales del PTS, en la lucha por sindicatos sin burócratas y partido de trabajadores sin patrones. Ambas conferencias votaron diversas campañas por justicia para Mariano Ferreyra y la conferencia la provincial, además, contó con la presencia de trabajadores que participan de los asentamientos por viviendas en Alderetes.
Ahí, entre muchas otras resoluciones, votamos redoblar el apoyo activo a las familias sin techo en el marco de la lucha por la tierra y la vivienda, y organizarnos contra el trabajo golondrina, tercerizado, precario y en negro.

Bueno, para volver al tema que despertó el post, aclaro: le llevé a ese alumno la definición de Política que más me cerraba. Intentamos relacionarla con el Conflicto del Subte y le regalé el breve escrito de Bertolt Brecht que sigue a continuación. También de Brecht vi hace un par de años una excelente versión de la obra "En los días de la Comuna" por el grupo A 16 pies de Mendoza, que recomiendo ¡y mucho!


EL ANALFABETO POLITICO


El peor analfabeto es el analfabeto político
No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.









mitocondria.