13 nov. 2012

Scones polémicos

debate.
(De debatir).

1. m. controversia (‖ discusión).

2. m. Contienda, lucha, combate.




Hace tiempo que quería compartir en Papelera una receta inglesa de scones que hago bastante seguido. Tiene grandes ventajas que sé que nuestr@s lectores apreciarán: no requiere muchos ingredientes (ni ensuciar muchas cosas), es muy rápida y sencilla y como los scones son muy ricos tibios, pueden hacerlos en el mismo momento del té.

Pero para compartir la receta debo hacer primero una serie de aclaraciones, las mismas que hago en casa cuando alguien los come por primera vez. 

Primero, los scones tradicionales no son dulces, porque están pensados para el té, para comerse con dulce y crema o en su defecto pueden llevar pasas, chips de chocolate, o frutas (cubitos de pera por ejemplo). La masa, por ende, no debe ser dulce: esa es la primer diferencia entre el scone inglés y el argentino. La segunda es el tamaño, pues el scone argentino suele ser muy pequeño, y el de inglaterra puede tener el tamaño de un alfajor. La tercera es el "topping", en argentina el scone se come solo... y eso para un inglés es un pecado! ¡Es como comer un sandwich de pan! 


La cosa sin embargo no termina en comer el scone con dulce y crema pues como también puede hacerse con crema y dulce es fuente de grandes pasiones y agrios debates (creo que casi como con las que dividen al reino sobre el Marmite). ¡Pensarán que se me leudó el cerebro! Pero no, estoy ferpectamente  sana.

El debate sobre el orden de la crema y el dulce en inglaterra tiene mucha trascendencia y es motivo de división en las mejores familias (sólo a modo de  ejemplo los invito a leer una nota del Evening Standart y otra del The Guardian). Pero la cosa no queda ahí, incluye historiadores, abogados y "certificados de tradición". 
Resulta que se han estudiado unos manuscritos antiguos de Devon (correspondientes a un reconocimiento que hace el rey Enrique I  en 1105 dC). En ellos figuran como "creadores" del té con scone, crema y dulce unos monjes benedictinos de la Abadía de Tavistock (una abadía que tuvo menos suerte que los scones, pues según cuenta la BBC fue saqueada primero por vikingos en 997 dC y luego disuelta como otros monasterios por el rey Enrique VIII en el 1539dC). Ahora, así como Devon quiere tener la medalla de creador de la fantástica tradición del té inglés, lo mismo reclama Cornwall que no ha dudado en pelear judicialmente por el asunto. Un tipo de debate que no es nuevo para l@s lectores de Papelera, que deben recordar el patriotismo tucumano con el que .mitocondria defendió el sánguche de milanesa 'creado' en esa remota provincia.  
Hechas las aclaraciones del caso, a lo nuestro:



La receta!*


Ingredientes: 

225g de harina leudante
pizca de sal
55g de manteca
25g de azúcar
150ml de leche 
1 huevo (batido)




La preparación es así. Primero, como siempre, prender el horno y ponerlo en medio-fuerte (si pueden regularlo debería estar a unos 220C) y enmantecar una placa para horno. 

Mezclar en un bol la harina, la sal y la manteca sin toquetear de más -como se ve en la foto yo lo hago con tenedor-. Agregar el azúcar y la leche, hasta que quede una masa homogénea y colocarla en la mesada para estirarla sin amasar (dejar la masa de unos 2/3 cm). Cortar en círculos de unos 5cm, pintar con el huevo y meter al horno por unos 12-15 minutos. Servir tibios, con dulce y crema batida, o con crema batida y dulce...  
¡A disfrutar!


 pajara. 

* Para unos 12 scones.