29 mar. 2012

Mentiras abominables (I)

en este caso el Yogur Firme


abominable.

(Del lat. abominabĭlis).
1. adj. Digno de ser abominado.

 
2. adj. Que desagrada profundamente.



Como no soy televidente (ni poseedora de tan popular artefacto) me ahorro grandes disgustos en lo que a publicidad se refiere. Nada me salva, claro, de indignarme frente a los afiches inmensos de ATMA*  que hay en la autopista La Plata - Buenos Aires o frente a las publicidades que invaden radios, revistas y mucho más sin que muchos lo noten.  Tampoco me salvo de la tele, pero ese será asunto de otro post. 

"Yo noto las publicidades" por así decirlo y eso me hizo escribiente de una sección al respecto en una revista que fue celebre mientras duró y me hará de aquí en más responsable de tal sección en este bloc. 

Establezcamos algunos hechos como punto de partida. La publicidad de por sí no es un material edificante pues suele estar estructurada a partir de estereotipos más o menos obvios, apelando a supuestos deseos -o queriendo construirlos- poco complejos. Además, si hay un área de trabajo que ha sufrido fuego de cerebros en nuestro país, ese es el de la publicidad: no hay menstruación que no sea azul, jabón en polvo que no baile dentro del lavarropa al que llegó de manos de una mamá que se entristece fatalmente por el barro, ni desodorante masculino que no pretenda venderse a fuerza de demostrar que tumba a las mujeres detrás de quien lo use. 

Veamos para ilustrarnos con mayor profundidad un simple ejemplo: el del yogur*.



Resulta que este alimento que ha acompañado a la humanidad desde tiempos lejanos y cuya "receta" jamás escondió mayores secretos, ha sido recientemente destruido por la ambición capitalista de maximizar la ganancia, ayudada claro por las astucias de la industria publicitaria. 
Es lamentablemente así: el yogur, un fermento lácteo de fácil producción, se ha convertido en una gelatina pretenciosa. 
Se vende como plus su propia falta, o sea; ser firme. 

Pero los yogures no son firmes. Ni pueden ser divididos en colores como si tuvieran poderes al estilo los ositos cariñosos (verde; daiet, violeta; digestivo, etc.). Tampoco se ha descripto aún evidencia alguna de que sean mejores si los comemos en potecitos de 120 gr. en los que no cabe una cucharita de té y elevan su precio al punto que una heladera de los mismos podría cotizar en bolsa. Nada de eso es cierto. Son mentiras abominables de la publicidad. 

Por lo tanto, no ha caído aún la semilla de la que crezca el pasto que coma una vaca que de leche que haga yogur firme para que yo lo coma. 

pájara. 


-----------------------------------------------------------------------------
*
Mi homenaje al querido Gandara entero, que no resistió  las tendencias
monopólicas de la industria láctea nacional.

25 mar. 2012

Malvinas Laberíntica



laberíntico, ca.

(Del lat. labyrinthĭcus).

1. adj. Perteneciente o relativo al laberinto.

2. adj. Enmarañado, confuso, semejante a un laberinto.



Mi viejo sentado en su escritorio nos preguntó -a mi y a pájara.- qué pensábamos de Malvinas. Debíamos tener 14 años y corrían nuestros primeros años de militancia en la escuela secundaria. Respondimos sin dudar: la tierra es de quien la trabaja, queriendo decir ciertamente que estábamos por la Autodeterminación de los Pueblos.  Nuestra frase -más apropiada para una reforma agraria que para la situación de las islas- dejaba entrever parte del  desprecio que sentíamos ante una guerra que había sido impulsada por genocidas. Pero también, ahora que miro hacia atrás, expresaba un profundo desconocimiento de la realidad histórica y política en torno a Malvinas, además de un sentimiento anti-imperialista poco desarrollado aún en nuestra adolescencia.
Los años fueron pasando... y las exigencias de lo cotidiano me llevaron lejos de la reflexión sobre Malvinas, pero ahora se cumplen 30 años y como a casi todos a los que nos apasiona la política, el tema no pasa inadvertido. Así lo demuestra la hoja que pájara. le dedica aquí en nuestro bloc y que impulsó el sentarme a pensar mejor mi opinión al respecto .

Antes que nada, debo admitir que tardé un tiempo en descubrir el origen de cierto malestar que me generaba discutir el asunto: pese a comprender que es tomado como "causa nacional" , no me cierra la Malvinas patriota.... más precisamente, el patriotismo no me gusta nada de nada. Y ahí reside mi contradicción número uno. Me cuesta reivindicar Malvinas justamente porque -a mi entender- exalta la idea de Patria, que encuentro opresora y reaccionaria. Sobre el surgimiento del nacionalismo y su utilización, se puede encontrar mucho escrito y para los más amplios gustos... justo ahora, a raíz de esto y por recomendación, me puse a leer Comunidades Imaginadas de Benedict Anderson, para ver si me afilo un poco más en el asunto. Igual, como no nos meteremos en eso hoy, voy a esbozar una explicación muy breve y básica: rechazo el concepto de Patria porque se propone unir clases que tienen intereses antagónicos, y como marxista, me definocomo luchopara ser cada día más internacionalista*.

Pese a esto, las dudas saltaban por doquier: ¿Cómo reivindicar nuestra soberanía sobre Las Islas sin reivindicar La Patria? ¿Qué pienso sobre la soberanía argentina sobre estas? ¿Qué programa debía levantar la izquierda en el `82? ¿ Y qué programa ahora, que el kirchnerismo malviniza la agenda diplomediática?
Así que justo ahora y raíz de esto... me senté a leer montones de cosas más, algunos libros, opiniones de intelectuales y referentes políticos de nuestro país, blogs y esas cositas... y debatí oportunamente con algunos compañeros que aportaron otras miradas.
Dentro de esas opiniones de intelectuales locales encontré la de Martín Caparrós acá, que bien cuestiona al Kirchnerismo y hasta en algún punto hace mella en mi cuando toma los aspectos de las prioridades nacionales, de las deudas políticas de la casta política mientras que habla justamente en contra del patriotismo. Pero, pese a esto, es como si le escapase casi por completo a la discusión arrojando de forma indirecta y desestimando la pelea con el imperialismo, además de ningunearla poniendo en duda la "popularidad" que realmente tiene el tema entre los argentinos... (como si sólo lo popular nos diese derechos para luchar por ciertas causas). Todo esto redunda en un tejido donde se esboza que no tiene mucho sentido seguir adelante con el debate.

A su vez y en el medio de mis tribulaciones, un grupo de intelectuales, entre los que se encuentra Beatriz Sarlo, intentó plantear un "quiebre" en el discurso proponiendo en este documento que los kelpers (habitantes de las islas Malvinas) deben ser reconocidos como "sujeto de derecho" y no se les debe intentar imponer una soberanía que no reconocen. El documento me pareció más una declaración para embarrar la cancha que para elevar el nivel y su postura me parece intencionalmente acotada... pero me ayudó a re-meditar específicamente el tema de la soberanía de las islas. Porque a veces nos pasa que en medio de la confusión, una idea/acción ajena nos ayuda a reordenar el pensamiento...
Veamos... sobre esos intelectuales, pienso que hay una trampa ideológica de igualar la posición argentina con la británica -negando que la disputa por Malvinas se trata de un enfrentamiento con el imperialismo- y desviando la atención instando a deponer esa lucha ante los supuestos deseos de los habitantes de las Malvinas. Y los autores -lo quieran o no- se terminan ubicando en una posición pro-imperialista (y esto lo digo negándome a caer en los lugares comunes donde se los acusa de cipayos y piratas)... También opino que a esta altura nadie puede negar que los isleños son británicos, la economía de la isla depende de Inglaterra y que las islas fueron ocupadas con el claro objetivo de sentar bases militares en un lugar que sigue siendo estratégico para Inglaterra (más allá de los recursos que hoy puedan explotarse ahí)... Así es que, como estoy a favor las causas de las naciones más débiles y oprimidas, estoy por recuperar las Malvinas en el marco del combate histórico e internacional contra el imperialismo, y a favor de todo lo que socave el poder de Inglaterra y cualquier otra nación opresora. Por lo tanto, ya he elegido mi bando.


25

Y si quieren más, para contrastar con esos intelectuales, tenemos los nuestros, aquellos que están con las causas obreras y populares y que pertenecen al grupo de Docentes, Intelectuales y Artistas en Apoyo al Frente de Izquierda, como Eduardo Grüner, que les responde muy bien en esta entrevista, aclarando que  "Desde siempre, el derecho de autodeterminación es para las naciones, pueblos o grupos ocupados, no para los ocupantes"
Por otro lado y en respuesta a algunas de todas esas preguntas que me hago, tengo acuerdo con lo que plantea mi compañera Ruth Werner en esta nota de La Verdad Obrera, el semanario del Partido de los Trabajadores Socialistas, donde saco por síntesis junto a lo charlado con otros compañeros que el programa de la izquierda trotskista para Malvinas no es otro que el programa que tenemos para luchar contra el imperialismo y el capitalismo. Al igual que la nota citada, Atilio Borón acá, también deja en evidencia que la disputa con Inglaterra puede ser otra cosa (y pudo haber sido otra cosa en el '82), desnudando que el kirchnerismo está lejos de iniciar una negociación seria respecto a la soberanía de las islas... como una expresión más de su inocultable doble discurso (DDHH sin Julio López y sin Mariano Ferreyra, Norepresiónalaprotestasocial con represiones Kraft, Casino, Indoamericano, Formosa, Santa Cruz y Espionaje de Proyecto X... sólo por mencionar algunos ejemplos...) y de la continuidad de los 90' (donde, luego de más de 8 años en el poder, cristaliza el modelo en forma de megaminería y recursos petroleros en manos de empresas inglesas)

Es probable que no se desprendan grandes revelaciones en esto que escribo, y aún miro recelosa los lugares comunes en torno al asunto. Igual, es positivo para mi dejar una puerta abierta para pensar Malvinas, para seguir profundizando sobre el nacionalismo y especialmente para sacar lecciones de un proceso histórico que no tuvo a la izquierda -por diferentes razones- como actor de influencia.



Escher



Como conclusión de este primer viaje de reencuentro con Malvinas puedo decir que, en los aspectos que rodean esta polémica (aunque me cueste!), existe una relación dialéctica entre los conceptos (y los sentimientos) que la envuelven, entre el patriotismo y el antimperialismo comprendidos dentro. No puedo pensar uno sin contemplar el otro, resultan inseparables cuando hablamos de Malvinas... resulta, como toda la historia, como toda la política: laberíntica.












* Que vaga! estoy abusando de Wikipedia, mis disculpas. Tomar con pinzas pues.

mitocondria.

22 mar. 2012

En la cortada más maleva... Doña Clara

quemada.
(Del part. de quemar).
1. f. Parte de monte quemado.
2. f. Cuba y Méx. quemadura (‖ señal que hace el fuego).
3. f. Méx. Desprestigio público.


Cuando tenía ocho, nueve o diez años mi mamá nos dejó (o nos propuso) que hiciéramos nuestra propia torta de cumpleaños.
Una cada una.
Una para cada una. 
mitocondria. tenía buen sentido de la cocina y su autoconfianza la ayudaba en esos pequeños desafíos iniciáticos que superaba, en general (o según mi recuerdo), sin problema. 
Era octubre, y la tarde anterior a la fiesta hice mi torta de chocolate en una essen enorme de esas marrón clarito y sin entender cómo, la quemé.
Para parar mis lágrimas y no dejarme sin torta mi mamá le rebanó lo quemado (lo que la dejó  espantosamente chata y de todos modos quemada), la untó con mucho dulce de leche y la decoró con unos merenguitos arriba y creo que una máscara de payaso. Y soplamos las velitas juntas en la otra torta, la de mitocondria., que era un verdadero pastel* de cumpleaños. 

Pasaron muchos años para que volviera a intentar algo con alguna pretensión en la cocina y mucho más para que me interesara separar la cuchara de madera dulce de la salada, tener un mortero o abrir la alacena buscando clavo de olor o eneldo, y encontrarlo.

Pero eso pasó hace ya un tiempo y un día, como si llegara por fin al Milliarium Aureum de quienes cocinan con honesto interés, pese a algunos fracasos y lejos de las poses snob de la cocina gourmet, dí con Doña Clara.


La foto de Gardel, el intercomunicador vintage y
la atención de sus dueños... detalles entrañables!


Sencillo local del barrio Once, puede pasar desapercibido para quien esta buscando camisetas de algodón, tela para tapizar un sillón, o electrónica, pero no para quienes quieren un cuchillo así, una mandolina aceptable o un rodillo de enrejado para cubrir la pastafrola o la tarta de manzanas. 
Tienen especies, todo lo que puedan imaginar de repostería (adornos, moldes, utensillos, colorantes, chocolates y muchos etcéteras) y una buena sección de bazar muy lejos del último grito de la moda. 
La atención es buena pero hay que saber que queremos antes de que sea cantado nuestro número. Y preguntar los precios... porque lo que parece una sencilla espátula puede costar una friolera. 


Queda en la Avenida Corrientes 2561, y tiene página web y facebook.  


pajara.

-------------------
* Hace unas semanas vinieron a casa Eleonora y Nico (madre e hijo respectivamente) y ante la expresión de Eleonora que lanzó frente al horno un sorprendido "Mirá Nico, mirá lo que está cocinando pájara"  Nico devolvió con un rápido golpe de revés y dijo "Un pastel".  Las cosas que hace el Nickelodeon, pensé, y disfruté un poco imaginando una charla entre gurises botijas y changuitos en castellano neutro.

19 mar. 2012

Deshoras

encantar.

(Del lat. incantāre).

1. tr. Someter a poderes mágicos.

2. tr. Atraer a alguien por dones naturales, como la hermosura, la gracia, la simpatía o el talento.

3intr. Gustar en gran medida, agradar mucho. 




volví a fumar
por los besos
por los labios
por el cursi corazón
de un Rufián Melancólico

Jugando con la impunidad de los códigos compartidos
hice réplicas del bigote de Dalí en la cercanías de su boca
y cuando volvió a su rutina forzosa de sal
sincronicé conjuros de olvido y de memoria

En casa quedaron rastros imperceptibles para el mundo
un insistente paquete de galletitas que no
los botones naranjas de una desventura necesaria
y un encendedor violeta


La distancia de la distancia aún no arrasaba
y seguí fumando por las noches
como permanencia y como resistencia
contra las horas de la deshora

Hoy una tos infranqueable pide tregua
y me despoja de las pertenencias del humo
odiándome en la compulsividad y volviendo a mis afables hábitos
pasé a sentir una doble pérdida en el asunto

Su ausencia empobrece y corroe lo cotidiano
me duermo soñando que le escribo de amor
diciendo que yo tampoco se manejarme bien en este pantano
entre el todo o la nada

entre el vámono a vivir a Alaska y el no me llames más








mitocondria.

11 mar. 2012

El lunes empiezo!


reconsiderar.
(Del lat. considerāre).


1. tr. Volver a pensar, meditar, reflexionar algo con atención y cuidado.
2. tr. Juzgar o estimar nuevamente . U. t. c. prnl.






Me vuelvo a topar con las anotaciones de mi cuaderno rojo... las listas interminables que ordenan y calman mi ansiedad de inicio de año y que dejan registro de propuestas/compromisos/promesas/antojos que van atravesando mis pasiones y obligaciones. Quehaceres de política, de mis dos trabajos, de varias deudas estudiantiles, musicales, literarias... y si, -lo admito- también algunas tareas deportivas.
Otro día hablaré del pequeño trauma que me produce comenzar otro año, pero hoy el post es sólo para hablar de un tema que me resulta entre irritante y novedoso: el maldito/bendito deporte.

Para que se den una idea de a qué fauna deportiva pertenezo, les confieso: en 4to y 5to año de la secundaria, rendí libre educación física para no ir a esas clases. Digamos que ir a hacer voley a un gimnasio helado en el largo y crudo frio invernal del sur no era muy estimulante, pero además me resultaba una pérdida de tiempo. Siempre afín a lo intelectual construí la idea de que el deporte era una actividad superflua... auch!
Entonces, había formulado el éxito de mi plan: consistía en promediar el resultado de tragar de memoria reglamentos deportivos y el matarme para pasar algunos ejercicios esperables para mi edad: conseguía un 10 en el escrito y alcanzaba un 4 en el físico = 7 (aplausos por favor)
Me presento: aquí, una histórica renegada del deporte (que fumaba más de un paquete de cigarrillos diario) y miraba con sorna y asombro a los que salían a transpirar por las plazas.
Nuevamente me presento: aquí, una conversa (que por distintas razones volcó parte de su tiempo a tareas deportivas) y se mira con sorna y asombro cuando sale a transpirar por las plazas.
Y bueh, reconozco que encontré el encanto de salir a correr y ando haciéndole buena fama al tema cada vez que puedo. Bienvenidos aquellos dispuestos a sufrir un poco y cultivar su paciencia para comenzar a correr.
En este post traigo una recomendación que me hizo mi hermano, un corredor más serio que yo y me prendo sin pudor a hacerle publicidad gratuita a la superpichi página para corredores del Imperio Nike.  Sus diseñadores entienden y atienden al hecho de que el correr es una labor gradual y dinámica, nada de salir un día y no repetirlo hasta el otro mes...
Les puede interesar si quieren entrenar o si quieren iniciarse en el asunto: hay que hacerse usuario, ir al Coach y proponerse un entrenamiento (si, si, con supervisión de gente idónea, por supuesto) para, por ejemplo, comenzar a trotar, entrenar para cierta distancia o para complementar algún deporte que se esté haciendo en paralelo.
A mi me parece que los ritmos sugeridos son bastante atinados, además, te indica qué días salir a entrenar y cuánto ejercicio hacer... útil para gente con limitada iniciativa para el deporte. Hasta te da ánimo para no abandonar!




Vamos, estas cosas virtuales no hacen magia: hay que salir a correr igual... pero entretiene! Y si a mi experiencia me remito, su plan me ayudó a alcanzar los 8km sin morir... Sin embargo, declaro que le tuve poca paciencia. Como soy incansablemente curiosa la probé un tiempo, pero luego me aburrí un poco y un percance deportivo (donde estuvimos involucrados yo, mi bici y el asfalto) me tuvo algo alejada de la actividad. Quizás vuelva a usar al entrenador virtual cuando necesite algo de impulso para retomar el asunto. Pese a estos detalles, la recomendación va igual!

Ah! casi me olvido: esto sin música es un embole... Así que me la paso armando y desarmando un repertorio según mi ánimo, donde Miranda! y Babasónicos están casi fijos ... Aquellos que han hecho aportes piden su publicación de una vez por todas. Acá les presto el compilado correril que me inspira: mezcladita, desordenada y con mucho punchi-punchi, aunque sin más criterio que el gusto por su acompasada cadencia.

mitocondria.



8 mar. 2012

En esa hoja


marcador, ra.


1. adj. Que marca. U. t. c. s.

2. m. Hombre que contrasta monedas, metales, pesos y medidas.

3. m. Tablero colocado en un lugar visible de los recintos deportivos, en el cual se anotan los tantos, puntos o lugares que van obteniendo los equipos o participantes que compiten.

4. m. Átomo o sustancia detectables con facilidad que permiten identificar procesos físicos, químicos o biológicos.


Para quienes leemos muchas veces en la cola de la obra social, en el segundo antes de dormirnos o esperando la llegada de un otro, el marcador es un objeto imprescindible. Lo es también para quienes vuelven al libro después de un torbellino que los dejó a 9 o 73 días de la lectura anterior, o para las y los que no se acuerdan nunca a donde y por donde iban.

En esto, como en tantos órdenes de la vida, hay quien se las arregla en la precariedad, quienes (oh, horror) actúan como si nada y barbarizan nomás una hoja del libro -y luego la siguiente, y la siguiente- y quien siente que la lectura puede estar cuidada y acompañada de objetos y ritos propiciatorios. 

En ese grupo, sin duda, nos encontramos mitocondria. y yo. Por amor a los objetos que combinan practicidad, diseño inteligente (pero no del divino) y belleza. Por amor a la lectura y también porque la vida nos obliga a dejar alguna marca sobre donde estábamos antes de que pasara lo que pasó. 

Los nuestros para los libros en papel van aquí (ya vendrá algo sobre los e-books, que ambas también usamos!). Y van muchos más, para quien quiera inspirarse y hacer/hacerse uno... que acompañe al libro mientras dure nuestro abandono.

Los nuestros

Una foto, un retazo de esas telas que queremos y que quedaron por ahí
pequeñas tiras de stickers y... libros, que marcan otros libros que esperan ser leídos

Los inteligentes 


Cebra o de colores, el señalador de Mark-my-Time lo tiene todo. 
Cuenta el tiempo (parcial y total) de lectura, informa la hora y tiene alarma.  

La Pluma es sencillamente hermosa. Memoria y señalador 
¿Qué más se le puede pedir...? Ah.. no... subrayadores abstenerse: no escribe.

Los que podríamos hacernos... 


Arriba: Un sujetador que indica el reglón y triángulos magnéticos  de origami 
Abajo: Unos bichos para hacer  (ya!!!) y más post-it en este caso los llamados "flags"



El que quiero en mi mesa de luz...


pájara. 


5 mar. 2012

Un bis latiendo

bis.

(Del lat. bis, dos veces).

1. m. Ejecución o declamación repetida, para corresponder a los aplausos del público, de una obra musical o recitada o de un fragmento de ella.

2. adv. c. U. en los papeles de música y en impresos o manuscritos castellanos para dar a entender que algo debe repetirse o está repetido.

3. adv. num. Significa 'dos veces' y, añadido a cualquier número entero, indica que este se ha repetido por segunda vez.

4. interj. U. para pedir la repetición de un número musical.




En la compulsión de la repetición infantil -esa que nos lleva a jugar al mismo juego una y otra vez o a querer escuchar el mismo cuento, una y otra vez - de niña vi cientos de veces una película llamada La historia sin fin. Sólo mencionar el nombre de la película me arrastraba y encontraba infinitas posibilidades dentro de su maravilloso relato!

Pero el tiempo pasa inexorable -ya sabemos- y unx diversifica sus intereses. También, en la vorágine del mundo esta compulsión a la reincidencia se diluye, nos vemos impulsados a buscar siempre lo nuevolo último y hasta hay quien considera una pérdida de tiempo releer un libro, volver a una ciudad ya visitada o mirar una película ya vista. No estoy en ese club...  pese a todo(s), defiendo la repetición.

Ahora, cuando vuelvo a pensar en esto, siento que en la insistencia encuentro cada vez algo distinto, la experiencia me devuelve otra arista de mí. Algo así me pasa con Amor de Músico, una obra que por estos días vuelve a montar en escena el grupo Teatro al Manubrio con los actores Roberto López y Mario Ramírez y la dirección de Leandro Ortega. De entrada los advierto, una obra sugerida para las almas sensibles.
En una pequeña sala de ensayo en un barrio hay dos amigos -como hermanos-, dos músicos encantados por la aventura de lo cotidiano, bailando, cantando, jugando. Verán, resulta que esta obra como su nombre lo indica, habla de amor y sus actores cautivan en la construcción de su amistad  y en las melodías que palpitan. Cautiva también su contemplación y emoción ante lo femenino, sentido en la ternura de las palabras que pronuncian.  Ah, no quiero olvidar mencionarlo: transmiten alegría y una risa espontánea está en el aire.





El asunto es que esta obra invita a la repetición. Y no sólo porque uno salga comoenamorado y quiera volver a verla, o porque puedan existir sutiles cambios en las interpretaciones de los papeles,  si no, porque efectivamente es distinta cada vez. Yo encuentro esto atrevido y seductor.
Es una obra móvil, con amigos musicales que visitan la casa y le dan distintos matices en cada oportunidad. La primera vez que fui pude apreciar la armoniosa voz y presencia de Carolina Terraf y la segunda, la festiva extravagancia y el saxo de Javier Seco. Ambos fueron momentos de risas y disfrute.

Pero bueno, esto jamás intentaría ser una crítica-de-una-obra-de-teatro... sólo pretende ser una invitación  a compartir ese dulce espacio. Sepan lectores del bloc y miembros de Teatro al Manubrio: miro, admiro y recomiendo su trabajo, una y otra vez.


mitocondria.