31 mar. 2010

Merienda




¿Quien no se acuerda de la merienda que 
tomó en su casa cuando pibe?

Mi amigo miguel cuenta que el mate cocido dulce le hace acordar a la vieja y a un frío de mierda que sentía justo antes de ir a la escuela. 

A mí la primavera me hace siempre 
acordar a la leche fría con nesquik que preparaba mi mamá para nosotros 
en una jarra amarilla.



Seguro que de eso está hecha la vida. 
De interminables meriendas con dulce de rosa mosqueta y del recuerdo de una taza amarilla.



pájara

23 mar. 2010

¿Que cosa Nunca Más?

Qué significado diametralmente diferente tienen el "Ni olvido ni Perdón" y el "Nunca Más" y sin embargo uno y otro se reproducen casi al mismo ritmo y han peleado cabeza a cabeza los últimos treinta años como fórmula política para expresar nuestra sensación sobre el pasado. 
Me pregunto ¿Qué cosa "Nunca Más"?  
¿Qué indica esta consigna que supo representar la síntesis histórica sobre el Golpe mientras los propangandistas del terror mutaban en propagandistas de la democracia?



En la monotonía de la derrota que nos infringió la dictadura esta ilusión de condena (un "Nunca Más" que encierra todo "aquello") parecía imponerse definitivamente.  Lo decían sin inquietarse los radicales, amigos confesos de los cuarteles y también otr@s-nosotr@s, que con honestidad y compromiso lo agitaban en las calles como denuncia y también como pedido de justicia. 

El "Nunca Mas" fue eso, fue la síntesis que cancelaba el pasado argentino como un todo indivisible, un producto empaquetado y soberbio de la conjura de los dos demonios que sostenía y naturalizaba la derrota. 
Lo que no debía repetirse era innombrable, porque tejía en su condena dos fenómenos relacionados pero de muy diferente especie: por un lado era un "Nunca Más" a la reacción dominante (el genocidio) pero también a lo que la había provocado, la pasión popular organizada para el cambio (en sus múltiples formas desde la lucha armada, la organización obrera antiburocrática hasta la organización solidaria y molecular de un nuevo poder popular). 


A 34 años del golpe, la memoria de esa derrota sigue aun en disputa.  Nunca dejo de estarlo.

No cancelemos el pasado bajo la fórmula de la normalidad del que ganó. 
Algún día compañer@s dejaremos el "Nunca Más" sin sujeto, por un "Ahora es Cuando" en el que pongamos en disputa a la derrota. 
Un Ahora es Cuando para terminar con esta organización social y construir una sociedad sobre nuevas bases. 
Un Ahora es Cuando para construir la victoria de la clase obrera y el pueblo. 




pajara

18 mar. 2010

Poder



La "caza del león" fue considerado el deporte de los reyes en la antigua Asiria, dicen que como símbolo de la obligación del rey de proteger y luchar por su pueblo.

Una descripción detallada de una de esas hazañas deportivas se encontraba en los relieves esculpidos del palacio de Nínive (en el actual norte de Irak) que perteneció al rey asirio Asurbanipal (668-631 a.C.) y ahora está en el British Museum, quizás también como símbolo del poder de la realeza.

Las escenas de caza constituyen un relato lleno de tensión y realismo, exponente del arte asirio. Representan la liberación de los leones, la persecución y el posterior asesinato.

En el detalle de la foto que saqué hoy, el rey asirio lucha contra un león. Apenas necesita sus dos firmes brazos para detenerlo.

6 mar. 2010

entradas / poema de gelman

Lluvia

hoy llueve mucho, mucho,
y pareciera que están lavando el mundo
mi vecino de al lado mira la lluvia
y piensa escribir una carta de amor/
una carta a la mujer que vive con él
y le cocina y le lava la ropa y hace el amor con él
y se parece a su sombra/
mi vecino nunca le dice palabras de amor a la
mujer/
entra a la casa por la ventana y no por la puerta/
por una puerta se entra a muchos sitios/
al trabajo, al cuartel, a la cárcel,
a todos los edificios del mundo/ pero no al mundo/
ni a una mujer/ni al alma/
es decir/a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así/
como hoy/que llueve mucho/
y me cuesta escribir la palabra amor/
porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa/
y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran/
y cuándo/y cómo/
pero el alma qué puede explicar/
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca/
palabras que naufragan/
palabras que no saben que hay sol porque nacen y
mueren la misma noche en que amó/
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca
escribirá/
como el silencio que hay entre dos rosas/
o como yo/que escribo palabras para volver
a mi vecino que mira la lluvia/
a la lluvia/
a mi corazón desterrado/